21 de agosto de 2017

Los pasos de cebra se mudarán a los museos.

Obras del artista Félix Ortega,
=Apaindu (Decoradores), Calle Curia nº 7, Pamplona, España=
[Ver procedencia / Ver más]
[Con la cortesía de Mariano Hdez. de Ossorno]


["El paso de peatones es lo último que nos queda como acuerdo colectivo, hemos hecho de la ciudad un mercadillo de oportunidades y disparates difíciles de soportar. El último poema urbano es tristemente esas líneas blancas sobre fondo negro donde todavía somos respetados", Félix Ortega]







12 de agosto de 2017

30 de junio de 2017

Firmas invitadas: Leila Guerriero

[POESÍA NO]
Leila Guerriero




Me preguntan, a veces: “¿Es necesario que un periodista lea poesía?”. Siempre digo que sí, expongo mis razones. Pero ahora me arrepiento. No. Leer poesía no es necesario. Para nadie. De hecho, leer poesía puede hacer que uno tenga una vida mucho peor de la que tendría si no la leyera. Conocen el poema de Kavafis: “No hallarás otra tierra ni otro mar. / La ciudad irá en ti siempre [...] Otra no busques —no la hay [...] / La vida que aquí perdiste / la has destruido en toda la tierra”. ¿Qué es eso sino daño intencional, deliberado? Mi padre me lo leyó cuando ni él ni yo sabíamos quién era el tal Kavafis. Pero entendí el concepto. Y desde entonces no he dejado de vivir bajo el horrible influjo de esa lucidez espantosa: no hay escape, allí donde vayamos nos persigue todo lo que somos. Una vez traté: me fui lejos para arrancarme del cuerpo aquella cosa. Y no hubo alivio: no hubo otra ciudad más que la maldita ciudad interior por la que me arrastraba babeando como un feto sin cáscara. Leer poesía no es necesario. Si uno puede vivir sin preguntarse “¿todo esto para qué?”, mejor seguir así, confortablemente adormecido. El poeta chileno Matías Rivas acaba de publicar Tragedias oportunas. Los poemas del libro hablan de sexo, de amor, de hastío, de la tele, de los hijos. De sexo cansado, de amor cansado, del hastío de la tele y de los hijos. Son el registro de un ojo insomne, lúcido, impiadoso: “La orilla café de la taza no sale con agua caliente. / El borde tiene grabados mis labios, lo que te molesta. / No sé si será posible sacar la mancha con recriminaciones. / Lo cierto es que gotea bajo el colchón toda la noche. / Las frazadas y el cansancio tienen olor a sospecha”. Cuando me preguntan por qué leo poesía digo que sirve, por ejemplo, para aprender economía de recursos. Si yo fuera menos mentirosa diría que leo poesía para que me haga daño: para que me despierte.

(Guerriero, Leila, Poesía no, diario El País, Madrid, 27 de julio de 2016, última página)